Leyendas del Jazz y Vudú

En esta sesión he preparado un programa variado en cuanto a intérpretes, temas, estilos y géneros ya que les contaré algunas de las tantas leyendas, anécdotas e historias del mundo del jazz que se fueron construyendo a través de sus protagonistas. Para ello he recurrido a varios textos de muchos amigos de la red jazzera y también a algunos libros que con mucho acierto rescatan y comparten este tipo de historias. A medida que avancemos en este nuestro viaje musical, los iremos nombrando, para después de esas, chistosas, geniales, anecdóticas, tristes y variopintas historias de los protagonistas del jazz, dediquemos la última media hora del programa a un magnifico texto escrito por mi amigo Manuel Recio que en su blog “La Música es mi Amante” se adentra en el mágico y oscuro mundo del Vudú.

  • Prelude To a Kiss – Duke Ellington
  • Perdido – Duke Ellington
  • Melancholy – Stan Getz
  • Route 66 – Nat King Cole
  • A Good Man Is Hard To Find – Bessie Smith
  • Swedish Schnapps – Charlie Parker
  • Chi-Chi – Charlie Parker
  • Everything Happens To Me – Chet Baker
  • I Get a Kick Out Of You – Frank Sinatra
  • Agua de Beber – Tom Jobim/Vinicius de Moraes
  • Honky Tonk Blues – Jelly Roll Morton
  • Woody´N You – Dizzy Gillespie
  • Ain`t Misbehavin – Fats Waller
  • Rhythm Saved The World – Louis Armstrong
  • Domingo – Jaco Pastorius
  • Run The Voodoo Down – Casandra Wilson/Angelique Kidjo
  • Marie Lavoe – Oscar Papa Celestion
  • Voodoo Child – Angelique Kidjo
  • Boogaboo – Jelly Roll Morton
  • Chasin The Voodoo – Al Di Meola

El jazz y la mafia

La Ley seca supuso la proliferación de tabernas, clubes y prostíbulos donde se podía consumir alcohol. Bastantes locales eran controlados directamente por bandas de contrabandistas y necesitaban músicos que animaran el ambiente. Se recurrió a los jazzistas (en muchos casos, negros), para consternación de los sindicatos de músicos (reservados a blancos), que consideraban semejantes sonidos «vulgares». En Chicago, los jazzistas gozaron de la simpatía de Al Capone y su hermano Ralph. Dejando aparte su modus operandi, parece que Al carecía de prejuicios raciales: se casó con una irlandesa, admiraba a los judíos y daba empleos a negros. Algunos, como el contrabajista Milt Hilton, complementaban sus ingresos distribuyendo licor.

No todos los jazzistas tuvieron encuentros gratos. Fats Waller fue secuestrado en Chicago y llevado a la localidad de Cicero, donde los Capone habían abierto incluso un Cotton Club, en imitación del cabaret de Harlem. En realidad, se esperaba que Waller animara la fiesta de cumpleaños de Al, cosa que hizo durante los tres días siguientes. Volvió con los bolsillos llenos de billetes, pero con el miedo en el alma. El guitarrista Eddie Condon decidió dejar de tocar en el Alcázar al descubrir que el propietario era Capone. Si estaba el jefe, la juerga mantenía cierto decoro pero sus hombres tendían a la violencia, como comprobó el cornetista Jimmy McPartland: «Un mafioso podía romper una botella en la cabeza de alguien, luego se la restregaba por la cara y terminaba dándole patadas; mientras, nosotros no debíamos dejar de tocar». Muchos jazzistas de aquella generación transformaron en anécdotas sus encuentros con Al Capone. Y la mayoría eran pintorescas: Earl Hines recibia propinas de 100 dólares. Lo cierto es que Al Capone brillaba en comparación con su hermano menor, más brutal en público. Y se reveló como un maestro de las relaciones públicas. Sermoneaba a los músicos jóvenes, para que no olvidaran escribir a sus madres y les recomendaba asistir a oficios religiosos. Les prevenía contra los peligros de las drogas, aunque él era un consumidor secreto de cocaína.

En este programa haremos un viaje a esa época a través de los siguientes temas:

  • And I Love Her – John Abercrombie
  • Happy Feet – Frankie Trumbauer and his Orchestra
  • Dippermouth Blues – King Oliver’s Creole Jazz Band
  • Chicago Breakdown – Louis Armstrong
  • Harlem Nocturne – Duke Ellington
  • Nervous Tension – Tiny Parham/Milt Hinton
  • Old Man Time – Milt Hinton
  • Squeeze Me – Fats Waller
  • Honeysuckle Rose – Fats Waller
  • Honeysuckle Rose – Sarah Vaughan
  • Blue Drag – Earl Hines and his Orchestra
  • Weather Bird – Earl Hines
  • I Ain’t Got Nobody – Earl Hines
  • Ain’t Misbehavin – Louis Armstrong
  • Ain’t Misbehavin’ – Carmen McRae
  • Rhapsody in Blue – Duke Ellington
  • Way Down Yonder in New Orleans – Bix Beiderbecke/Frankie Trumbauer
  • In A Mist – Bix Beiderbecke
  • The Lady Is a Tramp – Frank Sinatra
  • One For My Baby (and One More For The Road) – Frank Sinatra
  • That´s Life – Frank Sinatra

 

El swing literario de Haruki Murakami

Descargar programa

murakami

Quienes hayan leído a Haruki Murakami saben bien que la música es un elemento imprescindible en la narrativa de este novelista japonés. Un elemento que es tomado familiarmente, cotidianamente, como muchos suelen escuchar música: al lado de nuestras tareas cotidianas, mientras trabajamos, mientras cocinamos, mientras caminamos por la calle, mientras estamos en el trasporte público o al hacer ejercicio.

La música como una compañía en un sentido casi presencial: algo que está ahí y que da un acento especial al instante, que lo vuelve más alegre, que lo melancoliza o quizá que le otorga cierta épica a un hecho aparentemente rutinario o trivial.

La relación que establece Murakami entre la literatura y la música es absolutamente convergente como él mismo lo explica: “Ya sea en la música o en la ficción, lo más básico es el ritmo. El estilo tiene que tener buen ritmo, natural y constante, o la gente no va a seguir leyendo tu obra. Aprendí la importancia del ritmo de la música, fundamentalmente del jazz. Luego viene la melodía, que en la literatura corresponde a la disposición adecuada de las palabras para que coincidan con el ritmo. Si la forma en que las palabras se ajustan al ritmo es suave y hermosa, no se puede pedir nada más. Lo siguiente es la armonía, los sonidos mentales internos que soportan las palabras. Luego viene la parte que más me gusta: la improvisación libre.

A través de algún canal especial, las historias vienen brotando libremente desde el interior. Todo lo que tengo que hacer es entrar en el flujo. Por último viene lo que puede ser lo más importante que es el punto en el que ritmo, melodía y armonía se unifican en lo que se puede llamar la interpretación, el performance. Esto nos genera una sensación de haber logrado llegar a un lugar que es nuevo y significativo. Y si todo va bien, se llega a compartir esa sensación de elevación con los lectores (la audiencia). Todo esto, encajado perfectamente, nos lleva a una culminación maravillosa que no se puede conseguir de ninguna otra manera.

  • Let´s Get Lost – Chet Baker
  • Ramona – Benny Goodman
  • Bloomdido – Charlie Parker/Dizzy Gillespie
  • No Hay Problema – Art Blakey & The Jazz Messengers
  • The Jitterbug Waltz – Fats Waller
  • Move – Stan Getz
  • When You’re Smiling – Billie Holiday
  • Minnie the Moocher – C.C. Production «The Blues Brothers»
  • A Foggy Day – Charlie Mingus
  • My Foolish Heart – Bill Evans Trio
  • Singin’ The Blues – Bix Beiderbecke
  • I’m Coming Virginia- Bix Beiderbecke
  • Rocks In My Bed – Duke Ellington
  • These Foolish Things (Remind Me of You) – Ella Fitzgerald
  • Wholly Cats – Charlie Christian
  • Festive Minor – Gerry Mulligan/Chet Baker
  • Sometimes I’m Happy – Nat King Cole
  • Shaw ‘Nuff – Dizzy Gillespie Quintet
  • West End Blues – Louis Armstrong & His Hot Five
  • Jackie-Ing – Thelonious Monk
  • Louise – Lester Young & Teddy Wilson Quartet