Traiciones jazzeras

Descargar Programa

Electrojazz

Cuando se iniciaba la década de los años cuarenta, Duke Ellington decidió excederse de los aproximadamente tres minutos habituales que duraba un tema y además corrió el riesgo de introducir un cambio mucho más estructural relacionado con un pulso rítmico irregular. La obra en cuestión era “Black, Brown & Beige”. Los ortodoxos no tardaron en protestar por estos cambios, pero más aún, la revista especializada en jazz Down Beat tuvo la desacertada conclusión de decretar la muerte del género a través de la simple frase: “No hay beat y si no hay beat no hay jazz”. Añadía a esta lapidaría conclusión que: “Ellington se toma diez minutos para decir mal lo que habitualmente dice bien en tres”. Tal vez no fue la primera vez y, con seguridad, no fue la última. El bebop y sus armonías complejas y ritmos frenéticos, el free-jazz y su liberación de todas las estructuras y la electrificación que introdujo en el jazz Miles Davis, en sus obras “In a Silent Way” y “Bitches Brew”, también significaron para muchos, la muerte del jazz. Sin embargo, muchos somos conscientes de que todo ocaso es un amanecer en otra parte y que no hay final que no signifique un comienzo. El jazz, es más un alfabeto que un lenguaje, e incluso es un cierto modo de organizar alfabetos.

Desde mi punto de vista, el jazz en esencia, en espíritu, es una actitud hacia la música que no repara en fusionarse con cuanto ritmo se sienta identificado para intentar descubrir nuevos sonidos, en una búsqueda constante de nuevas fuentes, y el resultado no siempre es el esperado ni el mejor. Muchas veces suele cruzar las barreras y correr riesgos al separarse de la corriente con el consiguiente rechazo y desplazo de la consideración de los expertos y fanáticos, aunque en contados casos el reconocimiento y la valoración de “genialidad” suelan venir tiempo después. Una de las últimas “traiciones” destinada a mantenerlo con vida, heredera como tantas otras de alguno de los miles de Davis existentes, se llama electrojazz.

En esta sesión de la quinta disminuida escucharemos en la primera parte la propuesta de algunos de los “Apóstoles de la fusión” para en la segunda introducirnos de lleno al Nu-Jazz, al electrojazz y todas las formas que se derivan de estos conceptos.

  • On My Way To Bombay – Jean Luc Ponty
  • Parhelia – Anthony Jackson/Yiorgos Fakanas
  • Madrugada – Yellowjackets
  • Galaxy 32 Star 4 – Chick Corea
  • Being You Being Me – John McLaughlin
  • Sierra – Al Di Meola
  • Do You – John Patittuci
  • Little Indian – Nils Petter Molvaer
  • Oh Ye – Bugge Wesseltoft
  • Thrills – Matana Roberts
  • If I Tell You I Love You – Melody Gardot
  • Re Run – Kamasi Washington
  • I See All Shades Of You – Nicola Conte
  • Latin Note – Saint Germain
  • Twin – Christian Scott

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.