La Quinta Compartida II

 


En esta cuarentena, comparto con ustedes la segunda parte del programa en el cual fueron ustedes los protagonistas con una excelente selección de temas.
Antes de ello un homenaje póstumo a tres músicos de jazz que partieron de este mundo en la semana entre el 30 de marzo y el 2 de abril.

  • Swinging at the Haven – Ellis Marsalis and Family
  • Bewitched, Bothered and Bewilder – Bucky Pizzarelli/John Pizzarelli
  • Why Should There Be Stars – Wallace Roney
  • Naima – John Coltrane
  • On the Sunny Side of The Street – Dave Brubeck
  • You Don’t Know What Love Is – Billie Holliday
  • Bebop – Charlie Parker
  • Breezin – George Benson
  • Give Me The Night – George Benson
  • La Sagesse – Sheila Chandra
  • Song For My Father – Horace Silver
  • Take Five – Michel Camilo
  • Take Five/Blue Rondo a la Turk – Al Jarreau
  • Someone To Watch Over Me – Tommy Flanagan
  • It Could Happen To You – Chet Baker
  • Summertime – Nina Hagen
  • Sahara – Rabih Abou-Khalil

Pannonica y la Mujer en el Jazz

Descargar programa

sweethearts-of-rhythm

El programa de hoy estará dedicado a la mujer en el jazz. Y si hay una mujer fundamental en la historia del jazz, esta es Panonnica de Koenigswarter, una aristócrata británica refugiada en el submundo del jazz de aquel Nueva York de los años cincuenta y sesenta. Nacida en Londres en 1913 en una familia perteneciente a la rama inglesa de los Rothschild, su nombre de mariposa, se lo puso su padre, el banquero Charles Rothschild, que en gran medida fue también el responsable del romance de Panonnica con el jazz gracias a su abundante colección de discos con el que contaba y con los que Pannonica comenzó a beber los primeros sorbos del jazz. Esta pasión se fortaleció durante la Segunda Guerra Mundial gracias a su hermano Víctor, un enviado especial de Wiston Churchill a los Estados Unidos de Norteamérica para negociar con Roosevelt. Víctor conoció la verdadera esencia del jazz al escuchar en vivo al pianista Art Tatum. Al volver a Inglaterra Víctor y Pannonica empezaron a embriagarse de esa música espiritual que llegó a Europa con los soldados que liberaron Francia de las tropas nazis.

En la primera parte de la sesión escucharemos, algunos de los muchos, temas que grandes maestros del jazz le dedicaron a Nica, como la llamaban sus amigos. En la segunda parte del programa escucharemos a mujeres jazzeras fundamentales en el entendimiento de la historia del jazz, ya que a finales de los años 30 las mujeres instrumentistas (como cantantes ya lo habían hecho antes) empezaron a abrirse el camino en el mundo jazzístico (feudo masculino por excelencia). En esta incursión tuvo que ver, como no, la guerra. La Segunda Guerra Mundial se llevó a al frente ( y a la tumba) a numerosos instrumentistas masculinos, por lo que las mujeres tuvieron mayores oportunidades de hacerse oír y respetar por un público y una crítica musical por un lado, todavía con reminiscencias racistas hacia los músicos de color. Las tristes y malogradas biografías de cantantes como Billy Holliday nos lo dicen todo: Vejaciones, desprecios, drogas, alcohol, cárcel, etc. Lo cierto es que a raíz de la gran guerra, dos orquestas femeninas destacaron de modo particular por su éxito y su técnica refinada: Ina Ray Hutton an Her Melodears Orchestra, y The International Sweethearts of Rhythm.

  • Pannonica – Thelonious Monk
  • Blues For Nica – Kenny Drew Trio
  • Nica´s Dream – Horace Silver
  • Nica´s Tempo – Gigi Grice
  • Nica – Sonny Clark
  • To Nica – Kenny Dorham
  • Thelonica – Tommy Flanagan
  • Pannonica – Carmen McRae
  • Jump Children – The International Sweethearts Of Rhythm
  • Soul Eyes – Kandace Springs
  • Very Special – Terri Lyne Carrington
  • Blues Melba – Melba Liston
  • Cat Walk – Emily Remler
  • The Man I Love – Mary Lou Williams
  • Peacocks – Esperanza Spalding
  • Wonderland – Hiromi Uehara
  • East Of The Sun – Billie Holiday

Esa maravilla llamada Fender Rhodes

Descargar Programa

La primera vez que escuché un piano eléctrico tuve una de las sensaciones musicales más hermosas. No sabía exactamente que instrumento estaba escuchando, imaginé que era una especie de vibráfono, de xilofón eléctrico o de un piano electrificado con algún efecto especial. Su sonido cristalino y delicado en las notas agudas contrastaba profundamente con el sonido ronco, áspero y distorsionado de los graves. Los tonos medios en cambio, sonaban como un grupo de cámara de campanas tubulares. Lo recuerdo exactamente, fue el álbum “Friends” de Chick Corea, en el que escuché por primera vez ese mágico instrumento que me produjo la catarsis definitiva.

Tenía 11 años y la portada del disco de vinil, en la que se mostraba a un cuarteto musical de pitufos, no podría haber sido mejor elegida. Aunque no fui un seguidor de ese programa de dibujos animados, el sonido que salía de los surcos del disco era ideal para imaginarse alguna escena de esa serie. En el texto de la contratapa pude leer por primera vez el nombre del instrumento que me había cautivado: Fender Rhodes Piano.

  • India – Sun Ra
  • What´d I Say – Ray Charles
  • Mercy, Mercy, Mercy – Cannonball Adderley/Joe Zawinul
  • Directions II – Miles Davis
  • Soledad de Murcia – Michael Naura
  • What are you doing the rest of your life – Bill Evans
  • Soft Hands Had the Rain – Bora Rokovic
  • Carly & Carole – Deodato
  • Theme from M*A*S*H (Suicide Is Painless) – Ahmad Jamal
  • Pink Peaches – Hampton Hawes
  • Chamelon Part II – Herbie Hancock
  • Friends – Chick Corea
  • Back To Where We Never Left – George Duke
  • Receipt Please – Tommy Flanagan
  • Angela – Bob James
  • Charlie – Oscar Peterson