Jazz para Extraterrestres

Ignacio Sánchez Cuenca (*)

Cuando hablamos entre nosotros, los humanos, sobre nuestras emociones y estados anímicos, partimos del supuesto de que todos compartimos vivencias similares. No hay nadie que no haya pasado por fases de tristeza, alegría, euforia, serenidad, rabia, melancolía, enamoramiento, desesperanza y otros muchos registros del espíritu. Precisamente porque contamos con ese fondo común de experiencias y sentimientos, no nos cuesta demasiado hablar sobre ello. Si nos dirigimos a un amigo para hablarle de nuestras sensaciones, sabemos que nos entenderá a la primera, sin especial dificultad.

¿Cómo haríamos, sin embargo, para contarle cómo son nuestras emociones a un extraterrestre que llegara a la Tierra con un bagaje totalmente ajeno al de los humanos? ¿Cómo transmitirle a alguien así la forma en que experimentamos los afectos y las pasiones? ¿Cómo explicar qué se siente cuando uno está poseído por la ira o por el entusiasmo?
Recuerdo la impresión que me produjo de joven la lectura de la Ética de Spinoza, sobre todo la parte en la que expone more geometrico, mediante demostraciones lógicas, con sus corolarios, escolios y el QED final, el mapa de los afectos humanos. Se trata de un ejercicio analítico increíblemente ingenioso y potente, pero no transmite la cualidad de la experiencia. Por eso mismo, si el extraterrestre leyera lo que la Ética cuenta sobre la alegría, sería capaz de seguir los razonamientos, pero probablemente no llegase muy lejos en su comprensión al llegar a la definición espinosista: “La alegría es el paso del hombre de una menor a una mayor perfección”.

Si me tocara a mí tratar de mostrarle al extraterrestre en qué consisten nuestras experiencias, dejaría la Ética en el anaquel correspondiente y la sustituiría por un poco de jazz. Le pondría grabaciones de esta música en las que se despliega en toda su complejidad, con sus incoherencias y contradicciones sin fin, el sentir humano.

(*) Texto extraído del artículo publicado en la revista digital CTXT por Ignacio Sánchez-Cuenca el 22 de marzo de 2020. Link https://ctxt.es/es/20200302/Culturas/31467/

En esta sesión y gracias a esta magnífica y creativa idea de Ignacio, me animé a ampliar la lista de sensaciones, emociones y sentimientos y preparar un programa al respecto. Espero que lo disfruten

  • Potato Head Blues – Louis Armstrong
  • Exactly Like You – Django Reinhardt
  • I Got It Bad and that Ain´t Good – Johnny Hodges
  • Andorinha – Antonio Carlos Jobim
  • Fables of Faubus – Charles Mingus
  • I Remember Cliford – Stan Getz/Kenny Barron
  • Blue In Green – Miles Davis
  • On The Sunny Side of Street – Ella Fitzgerald
  • Django – The Modern Jazz Quartet
  • B Minor Waltz – Bill Evans
  • My Song – Keith Jarrett Quartet
  • Have You Heard – Pat Metheny Group
  • Take The A Train – Michel Petrucciani
  • Welcome – John Coltrane
  • My Funny Valentine (Reprise) – Chet Baker

Un comentario

  1. jazz variopinto para aquellos arquitectos que crearon lo que la ciencia no tiene explicacion como puma punku.

    pd : la memoria erosionada por el devenir del tiempo, excluye el instante : era woody shaw y no mclean en la
    banda de art como director.

    pd2 : agrego 2 parejas : jorge – adela dalto y joe – judi lovano … un abrazo fraterno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.